Blog personal de Juanjo López del Corral

lunes, 25 de febrero de 2008

Elogio de la lentitud


Acabo de terminar un libro que me prestó Isabel de Carl Honoré y titulado "Elogio de la lentitud" .

Iba a decir que "me ha costado 3 meses leer un librillo de bolsillo de 330 páginas" pero no es correcto. Prefiero decir "lo he leido en 3 meses", cuando mi ritmo habitual es de un libro al mes. Lo he hecho a propósito, obligándome a ello y leyendo "slow", no "en diagonal". ¿A nadie más le ha pasado nunca leer el periódico del domingo "con prisa"? A mi en ocasiones sí, con lo cual un placer se convierte en una obligación de leer en diagonal para acabar antes y un stress más, el ridículo total si se piensa fríamente.

El movimiento SLOW no significa ser apático, atrasado, tecnófobo o menos rápido, significa dedicar a cada cosa el tiempo necesario. No se trata de hacerlo todo más rápido sino con el EQUILIBRIO necesario, significa permanecer sosegado e imperturbable aunque nuestro entorno nos obligue a acelerar.


Aparte del fondo y tema del libro que todo el mundo puede suponer, me han llamado la atención varios datos del libro que me han dado que pensar:


- Sobre el SLOW FOOD, indica que hace medio siglo una familia media europea gastaba la mitad de sus ingresos en alimentarse y hoy está en el 15% (en Italia por ejemplo, tierra de buen comer por cierto, dice que se gasta tanto en comer como en móviles).


- Sobre la CONDUCCION dice que el primer peatón del mundo atropellado por un vehículo a motor fue en el año 1896 por un automóvil que circulaba a la increible velocidad de !4 km/h!. Añade que un peatón atropellado a 30 km/h tiene un 5% de posibilidades de morir, a 48 km/h ya es del 45%, a 64 km/h es del 85%.


- Sobre TRABAJO, muy buena una predicción de Nixon en 1956 que dijo que la semana laboral sería de 4 días "en un futuro no muy lejano", una década después un subcomité del Senado Norteamericano predijo que en 2000 los estadounidenses sólo trabajarían 14 horas a la semana, je, je je je.


- Muy interesante el concepto de OCIO, y el uso que hacemos de él, no se trata de llenar todo el tiempo libre con ocupaciones que hacen que finalmente no se percibe como tal sino como obligaciones. Apenas sabemos disfrutar de las cosas porque siempre estamos poniendo nuestra atención en las siguientes.


Pienso aplicar varias cosas de las que he leido: buscar actividades "freno", obligarme a pensar sobre los tiempos necesarios para las cosas en mis distintos roles. Al menos intentar y cuando no lo consigas, ser consciente.



La foto es la portada del libro

3 comentarios:

fernando mh dijo...

Muy interesante, sí señor. Conocía únicamente formalizada la teoría "Slow food", pero ampliarlo también al trabajo, la conducción o a otros ámbitos me parece muy interesante.

Por cierto, ¿qué es eso de las "actividades-freno"? Me lo puedo imaginar, pero es posible que no sea lo evidente.

Ramon dijo...

Conociendote un poco como te conozco no creo que seas capaz de durar ni una semana en plan "slow" :-)

Juanjo dijo...

fernando hay SLOW de todo: food, work, city, sex...
Las actividades-freno dependen de cada uno, para unos son las evidentes: yoga, spa, gimnasio, jugar con sus hijos... Para otros puede ser incluso un blog :-) ya sabes: "cada loco con su locada".

ramon, no creas, "SLOW" no es hacerlo todo despacio sino dedicar a cada cosa el tiempo necesario pero tienes razón que cambiar hábitos cuesta, es poco a poco y practicando, veremos si consigo algo