Blog personal de Juanjo López del Corral

jueves, 27 de diciembre de 2007

Sobre el derrumbe de la cubierta del colegio Sagrado Corazón de Madrid


No es por corporativismo pero hoy he visto en alguna tele una entrevista con el arquitecto que proyectó hace 25 años el colegio Sagrado Corazón (ese cuya cubierta se derrumbó el día de navidad en Madrid).
Hoy se ha tenido que justificar ante algunas acusaciones/filtraciones desde el ayto y algunas declaraciones flipantes que he visto de algún empleado municipal (muy "maqueao" con casco y buzo) que decía que el fallo ha sido la " deficiente entrega del forjado en las vigas".
Pues yo ya no entiendo demasiado, pero estaba proyectada y ejecutada como cubierta plana sólo accesible para mantenimiento. Resulta que en 1.981 se les ocurre colocar una cancha de baloncesto sin hacer ningún proyecto.
Lo primero es necesario hacer proyecto, es obra mayor y requiere licencia tras proyecto de técnico competente.
Si hubiera hecho ese proyecto siquiera un arquitectillo de medio pelo como yo :-) habría comprobado que tenía que aplicar la MV-101 de 1.962 (4 años después derogada por la NBE-AE-88).
Esta norma dice en su capítulo 3 que las sobrecargas de cálculo para terrazas accesibles sólo para mantenimiento (la proyectada) eran 100 kilitos por m2, es decir una persona por metro más o menos.
Pero para un uso como el de la cancha de baloncesto con personas jugando y mirando habría que haber utilizado la sobrecarga de 500 kg por m2, es decir !5 veces más!. Aparte de las cargas muertas metidas (canastas, rellenos de pavimentos, etc).
Así habría que haber recalculado y reforzado en su caso la estructura original.
Como decía un profesor mío: "la naturaleza es sabia y las cosas tienden a no caerse", pero tanto como para colocar una cancha de baloncesto sobre una azotea sin calcular... me parece de inconsciencia total.
La sobrecarga de cálculo de una vivienda son 200 kilos por metro cuadrado, es decir una vivienda se calcula con esa sobrecarga (el doble que la cubierta original) ¿Esto quiere decir que si nos ponemos 3 "pesaos" en un m2 se cae la casa? Pues no, gracias a muchas cosas y entre ellas está la importante y la que quizá ha mantenido en pie el forjado derruido hasta hoy: se puede denominar el "por si acaso": un sobredimensionado que obligaba la norma:
- Por si acaso el hormigón no llega a la resistencia de cálculo, calcule usted dividiendo por 1,50.
- Por si acaso el acero lo mismo haga lo idem dividiendo por 1,15.
- Por si acaso hay más cargas multiplique usted por 1,6.
En resumen, si multiplicas todos los coeficientes sale del triple de lo estrictamente necesario puesto que normalmente no se dan todas las malas circustancias a la vez.

En fin que el arquitecto que proyectó el Colegio se llama Francisco Pérez Arbues tiene hoy 74 años, tiene el culo más "pelao" que un mandril y a estas alturas tiene que defender que la obra se proyectó y ejecutó correctamente y con un equipo muy profesional, tanto los técnicos como la contrata y declarar que "Han hecho un uso de la cubierta que no estaba previsto en el proyecto original. Ahora que todo se resuelva y que cada uno asuma su culpa"
A mi lo que me sorprende es que algún politiquillo se atreva siquiera a cuestionarlo para echar tierra a los ojos de todos. Efectivamente ha habido negligencia pero no del arquitecto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El colegio sagrado corazón tenía permiso para de urbanismo para hacer esa azotea, y el estudio estaba realizado.

Urbanismo echa la culpa al arquitecto, para tapar y lavar su imagen que ya está lo bastante perjudicada ultimamente.

Un saludo de un bilbaino, residente en madrid.

juanjo dijo...

Hola "bilbaino residente en Madrid". Efectivamente estamos de acuerdo en que urbanismo ha utilizado la famosa "técnica del ventilador": acercarlo a la mierda y que salpique a todos. Seguro que es mejor limpiarla antes.

Sobre el estudio sobre viabilidad estructural que comentas estaba hecho no he leido nada ¿sabes quién lo hizo o encargó? No sería el propio Urbanismo porque entonces ya sería para mear y no echar gota :-)

Anónimo dijo...

El arquitecto que colocó la cancha de baloncesto sin licencia y sin ningún tipo de cálculo estructural, sin ni siquiera ponerse en contacto con quien la había diseñado originariamente, sigue ejerciendo como tal y sigue realizando obras sin licencia. Se trata de Don Jacobo Palacios Vallespín, colegiado nº 7499 de Madrid. Lleva años figurando también en las listas de Peritos Judiciales.