Blog personal de Juanjo López del Corral

lunes, 17 de diciembre de 2007

!Que "desgracia", ha sido niña!



Acabo de leer una noticia sobre que UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) estima que cerca de la mitad de mujeres en Afganistan contrae matrimonio antes de los 18 años.




Además, han premiado una fotografía realizada por una fotógrafa estadounidense llamada Stephanie Sinclair.
La fotografía es de un matrimonio forzado entre un hombre de 40 y una niña de 11 años llamada Ghulam. Sólo hay que verles la cara de felicidad…. escalofriante.
Estas niñas no sólo son alejadas de su familia y del colegio y sometidas a relaciones sexuales sino que son utilizadas también como mano de obra. La fotógrafa relató en la entrega del premio que la familia de Ghulam decidió 'venderla' para poder alimentar al resto de sus hijos aunque 'se sentían avergonzados' de ello. No se ha tratado en este, como en otros muchos casos, de motivos religiosos, sino de pura y dura superviviencia familiar.
Me vienen a la cabeza imágenes del año pasado cuando estuve en China y pude constatar la "desgracia" que suponía para una pareja que el único hijo permitido no fuera varón.
En las zonas agrícolas se permite, a una pareja que tiene la "desgracia" de alumbrar una hija, la posibilidad (bajo determinadas condiciones) de "una segunda oportunidad" y esta vez sí "tener la suerte" de tener un hijo varón que heredara y no perdiera la escasa herencia familiar además de disponer de brazos más fuertes para las tareas agrícolas. Sólo en el campo, en las ciudades la "desgracia" de nacer niña puede suponer ser abandonada y tener la suerte de ser recogida para pasar los primeros años de su vida en un orfanato esperando un milagro o esperar un marido sin dote, o tener menos suerte y morir directamente abandonada como un perro sin tener siquiera esa oportunidad.
O quizá pueda aspirar a trabajar como alguna de "hermana mayor de orfanato" en una empresa que fabrique juguetes de peluche para el mercado europeo y ganar 4 euros por 15 horas de trabajo como Wen Xiqi (http://www.elpais.com/suple/domingo/).
En fin, que en algunos países puede suponer una auténtica desgracia nacer mujer y algunos días uno se siente afortunado de haber nacido en este país y en esta época y sirve para reflexionar y poner distancia de algunos de nuestros "problemillas" cotidianos.
Aprovecho para felicitar a mi compañero (y sin embargo amigo) Alberto que este fin de semana ha sido feliz padre de una preciosa niña de nombre Olaia, extensivo al resto de niñas nacidas el último año en la cuadrilla: Andrea y Vega :-)

La foto es la referida ganadora






3 comentarios:

isabel dijo...

Es terrible. Un asunto que todos conocemos de oidas, pero del que no queremos oir demasiado.
Y yo me pregunto, ¿si no eliminamos la pobreza, es posible eliminar la explotación de niñas y también de niños? ¿y queremos eliminar la pobreza?

Oye, vaya primer articulito ¿no?
Genial que hayas empezado tu blog, estoy segura que me voy a convertir en una lectora adicta, ¿algo alegre para el próximo artículo?

luisete dijo...

Muy buena, Juanjo...tres posts, tres denuncias. Ahora que sabemos que tienes sensibilidad social, hablemos de lo importante: ámbito txirrindulari, motos, viajes, ski, comidas y bebidas del mundo;-)
enhorabuena, me ha gustado mucho

juanjo dijo...

isabel, seguramente tienes razón, aunque no será la única causa sí eliminaría muchos de estos "matrimonios", aunque no sé yo, lo mismo dicen de la prostitución y yo no estoy de acuerdo.
Casi empezamos el blog a la vez compañera :-)

luisete, dame tiempo que también habrá "de lo importante": aficiones (algunas ya sé que compartimos como la bici o los viajes), motos, viajecitos a la nieve y a los desiertos, comercio, bebercio...